Har Etxea

Equipamiento polivalente portátil

  • Har etxea en Errenteria

  • El solar en Errenteria antes del montaje

  • Batucada en Santa Coloma

  • Actividades en Errentería

Mostrando 3 videos y 9 fotos

‘Har etxea’ –en euskera, ‘casa de gusano’- hace referencia simbólica a una crisálida o un capullo de gusano. El proyecto propone la fabricación y gestión creativa de una estructura ligera. Su montaje en distintos emplazamientos puede albergar actividades diversas y nuevos usos del espacio público.

Un gusano viajero

Se trata de un equipamiento polivalente portátil con una configuración participativa e integradora. Todos los momentos del proceso, desde la instalación a la planificación y despliegue del programa de actividades, se desarrollan a base de talleres promovidos por y abiertos a la comunidad local. El dispositivo es itinerante: en cada uno de sus emplazamientos puede actuar de agente transformador de los lugares y las comunidades de acogida.

La idea es que Har-etxea se traslade de población en población en busca de situaciones urbanas en las que haya deficiencias en materia de equipamiento público, especialmente cuando concurren con la disponibilidad de suelo público en desuso.

 

Se trata de un proyecto nómada que se basa en estancias de carácter estacional, alrededor de tres meses. Durante esas estancias se trabajarán en su interior elementos de equipamiento adecuados al contexto (escenarios, pistas, gradas u otro tipo de instalaciones), generalmente en formato de autoconstrucción.

 

La idea también es que una vez transcurrido el periodo estacional y retirado “el capullo”, el espacio anfitrión haya sufrido una transformación, tanto en su apariencia física, con la aparición de diferentes elementos construidos (cultivo de huertos o jardines, mobiliario, elementos deportivos, etcétera) como en la percepción que de éste puedan tener sus habitantes, y de la propia configuración del tejido social local.

 

La primera incubación fue en Rentería, bautizada por el grupo impulsor como Kabia (nido), y estuvo ubicada en un solar del barrio de Pontika, donde permaneció durante aproximadamente 3 meses. Durante ese tiempo la estructura fue el punto de encuentro de la ciudadanía para llevar a cabo actividades participativas y culturales.

 

Después Har-etxea ha tratado de desplazarse anteriormente a Madrid, al Campo de Cebada, y en un segundo momento a Marsella, a la iniciativa Yes We Camp. Varias dificultades administrativas han obligado a que la estructura tuviese que esperar hasta junio 2014, cuando se trasladó a Barcelona, concretamente a Santa Coloma de Gramenet, en la ribera del río Besòs.

 

Tras estas dos instalaciones en País Vasco y Cataluña, se pretende que Har-etxea continúe su viaje.

 

Se buscan vacíos urbanos, es decir espacios sin construir caracterizados por un futuro próximo sin uso, por no tener una adecuación mínima.

 

En el momento de escribir este texto (verano de 2018) se está trabajando en una nueva instalación en el centro de Barcelona.

Cuándo
Julio 2012
Este contenido tiene este campo vacío todavía
A Box.A Arte Elkartea, por la ayuda en el montaje y por algunas de las fotos a Joseba Mercader de Box.A Arte Elkartea y a Mendi Urruzuno.
    Este contenido no tiene descargas asociadas