Xarxa Zande

Exposición UNBLACKBOX en el Centre Arts Santa Mónica

Red Zande articuló un marco desplegado en un acontecimiento con participación de varios colectivos, creadores y entidades, alrededor del epicentro conceptual del proceso de ”unblackboxing. Un escenario para explorar la cuestión del poder en relación con las prácticas artísticas contemporáneas y sus implicaciones institucionales. La programación se basó en la producción de 4 proyectos artísticos que se presentaron a manera de exposiciones individuales, y con la activación de un conjunto de procesos de mediación que discurrieron en diferentes direcciones.

 

 

Por medio de un proceso de ”unblackboxing” al aparato laberíntic de Santa Mònica (la “descaixanegrització” insinuada por Bruno Latour), Black Tulip se encarga de poner en primer plan las operaciones intestines de la institución, todos aquellos condicionantes y determinaciones infraestructurals que a menudo se esconden al público.

 

El dispositivo propuesto por Black Tulip modula, a la vez, la totalidad del ciclo Red Zande: se trata de una arquitectura que hereda, recicla y reformula componentes del pasado expositivo del centro, a la vegada que anticipa los usos que requerirán los/las artistas, mediadores/se y públicos que participen a lo largo del año.

 

La infraestructura que propone Black Tulip quiere hacer reflexivo, por lo tanto, el mismo espacio de la Artes Santa Mònica en cuanto que espacio de posibilidad, desde el cual se facilitan a la vez que se determinan una serie de relaciones entre procesos artísticos y relaciones sociales.

 

Black Tulip es una máscara compartida para evitar la trampa de la identidad y favorecer el trabajo colaborativo. Renunciando a la jerarquía de nombres y apellidos, Black Tulip opera como un agregado sin partes protagonistas.

 

Mostrando 1 video y 11 fotos

    Este contenido no tiene descargas asociadas
Roger Bernat, Black Tulip, Víctor García Tur, Hijos de Martín, Consol Llupià, Regina de Miguel, Objetologías, Gerard Ortín y Straddle3

Comisariado por Oriol Fontdevila.